miércoles, 25 de enero de 2017

EL NUEVO MUTANTE


Al nuevo humano, al mutante del siglo XXI, lo imagino como a alguien fusionado con la tecnología. Un nuevo ser mixto (humanotecnológico) capaz de llegar a cualquier lugar del mundo gracias a las nuevas extensiones tecnológicas que hacen de cada ser un ser ubicuo .
Lo imagino como un ser inquieto, necesitado de saber e interesado en el dominio del mismo. Por otro lado, el saber no sería un cúmulo de contenidos carentes de sentido o de significado, se trataría de un saber útil para la vida y transformador para el mundo y para sí.
El nuevo ser humano sería un ser dueño de sí, ajeno a las obligaciones externas que se cumplen por imperativo. Un ser cuya obligación de hacer naciera de su propia conciencia moral y de su inquietud reflexivo-crítica nacida de la reflexión que proporciona el saber, un ser moralmente autónomo.
Un viajero, o una viajera, inquieto con un equipaje ligero: un dispositivo electrónico y una mente capacitada para el pensamiento crítico y creativo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario